La importancia de enseñar educación financiera a los niños

Las escuelas están diseñadas para enseñar habilidades y materias para preparar a los niños para la universidad o el mundo laboral, como lectura, matemáticas, ciencias y más. La educación primaria y secundaria enfatiza un amplio conocimiento, exponiendo a los niños a una variedad de ideas y temas. Pero hay un tema que muchas escuelas no enseñan a los estudiantes educación financiera.

Según un estudio de 2015 realizado por la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA), enseñar habilidades financieras a los niños antes de que ingresen a la universidad o la fuerza laboral es crucial para ayudarlos a convertirse en adultos que puedan lograr la seguridad financiera y el éxito. Y, sin embargo, solo 20 estados exigen que los estudiantes de secundaria estudien economía, dos menos que en 2014, según un artículo de CNBC de Shelly Schwartz. Es más, solo 17 estados requieren que los estudiantes estudien finanzas personales.

Desde 2013, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) ha estado presionando para que se establezcan regulaciones que requieran que los 50 estados exijan capacitación en educación financiera para los niños en las escuelas primarias y secundarias, informa Time. “Los jóvenes no están preparados para administrar sus finanzas cuando llegan a la edad adulta”, dice el CFPB. “Al mismo tiempo, el mercado actual de servicios financieros es cada vez más complejo. Frente a esta necesidad tan real, la educación estadounidense debería incluir enfoques para enseñar a los jóvenes sobre sus finanzas.

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera es «la capacidad de utilizar el conocimiento y las habilidades para tomar decisiones de administración del dinero efectivas e informadas», según Investopedia. Ciertamente, las matemáticas son parte de la educación financiera, pero también lo es la capacidad de comprender la calificación crediticia de una persona, de evitar y pagar deudas y de comprender cómo funcionan las transacciones y los productos financieros para tomar decisiones financieras informadas.

Ideas para enseñar conocimientos financieros

1.  Al comenzar joven y enseñarle a su hijo sobre el dinero, puede ayudarlo a descubrir la relación entre ganar dinero, gastarlo y ahorrarlo, brindándoles conocimientos sobre el valor que tiene la moneda. ¿Por qué no comenzar esta base para la educación financiera en casa, ayudando a los niños más pequeños a contar monedas, o incluso jugando a comprar, usando dinero real para comprar artículos en la casa, enseñando así a los niños sobre el valor de diferentes objetos y trabajando en matemáticas? habilidades al practicar la suma y la resta.

2. Otra idea es que su pequeño pague por los artículos de su bolso la próxima vez que vaya a la tienda, mostrándoles nuevamente el valor de los artículos que necesita comprar y dejándoles averiguar cuál es el valor de cada moneda y cuántos tienes que pagar.

De acuerdo, puede ser un poco largo si estos son los primeros intentos de su hijo, por lo que no recomendamos hacer esto si hay una cola extremadamente larga, pero tenga paciencia y se encontrará cosechando las recompensas de sus finanzas. entendimiento pronto.

3.El marketing dirigido a los niños a través de teléfonos inteligentes, juegos, computadoras, revistas, etc., los niños están gastando más dinero que cualquier generación anterior, por lo que es tan fundamental que se les enseñe lo básico desde una edad más temprana.

A medida que su hijo camina por la vida, la importancia del dinero siempre estará ahí para que se cuestione si ha tomado la decisión correcta o no, así que asegúrese de comenzar su curso de educación financiera en casa, para que tenga éxito y tenga un futuro confortable.

Cómo se puede enseñar la educación financiera.

Es importante participar activamente en la preparación de los niños para el mundo financiero. La alfabetización financiera se puede enseñar a los estudiantes como parte de otras materias como matemáticas o historia, o por sí sola, como con módulos como los creados por el Programa de planificación financiera de la escuela secundaria. Esta educación no necesita centrarse en temas económicos complejos. Más bien, debe centrarse en temas que sean fáciles de aprender para los estudiantes y que tengan una aplicación práctica inmediata. El CFPB tiene cinco recomendaciones:

  • Empiece a adquirir conocimientos financieros desde el jardín de infantes y requiera un curso de finanzas personales independiente para estudiantes de secundaria.
  • Incluya preguntas sobre finanzas personales en las pruebas estandarizadas.
  • Brinde a los estudiantes oportunidades de aprendizaje práctico, para que puedan usar sus habilidades financieras.
  • Formar a los profesores en finanzas personales y ofrecerles incentivos por enseñarlo en sus clases.
  • Brinde a los padres las herramientas que necesitan para discutir temas financieros en casa.

Por qué es importante la educación financiera

Enseñar a los niños conocimientos financieros personales desde el principio y durante toda su carrera educativa conlleva beneficios tangibles en su vida adulta. «¿Qué pasa si cuando los jóvenes comenzaron su primer trabajo, ya [sabían] poner dinero en su cuenta de jubilación?» Annamaria Lusardi, profesora de economía y contabilidad, dijo a U.S.News & World Report. «Si los jóvenes pudieran hacer esto a los 20 años en lugar de a los 50, haría una gran diferencia». Estas habilidades se pueden integrar en lecciones existentes, como al enseñar sobre las implicaciones financieras de la Gran Depresión en la clase de historia.

Es difícil navegar por las finanzas personales por sí solo y «la complejidad del sistema financiero se disparó en las últimas décadas», según el columnista de Bloomberg Mark Buchanan. Buchanan, físico, describe cómo los sistemas financieros interactúan entre sí de formas difíciles de predecir y descifrar, lo que «ayuda a las instituciones financieras a ocultar los riesgos que crean». La alfabetización financiera puede ayudar a los estudiantes a discernir estos riesgos por sí mismos al ingresar al mundo de los adultos y ayudarlos a evitar riesgos también.

Los jóvenes son cada vez más incapaces de gestionar su salud financiera de forma eficaz. Más del 20 por ciento de los inquilinos entre las edades de 18 y 24 años gastan más de sus ingresos en $ 100 o más mensualmente, escribe Martha C. White of Time. Ella cita una estadística relacionada: que las personas nacidas entre 1980 y 1984 tienen, en promedio, $ 5,689 más de deuda de tarjetas de crédito que sus padres a su edad. Las personas en este rango de edad también están pagando sus deudas a una tasa dramáticamente más baja que la de sus padres, lo que significa que muchos de estos jóvenes nunca pagarán sus deudas de tarjetas de crédito. La capacitación constante en educación financiera básica podría ayudar a aliviar gran parte de este problema.

Beneficios de la educación financiera

Estudiantes que aprenden a administrar sus finanzas temprano y, a menudo, se convierten en adultos que están mejor equipados para vivir de forma independiente. Al enseñarles a los niños a tomar buenas decisiones financieras, aprenden a pagar sus deudas o evitarlas por completo. Lusardi, en su resumen de investigación sobre «La importancia de la educación financiera», explica que «las personas toman muchas decisiones financieras y … esas decisiones están muy interrelacionadas».

White explica que el 42 por ciento de los inquilinos jóvenes informan que el alquiler es su principal gasto. Pagar en exceso el alquiler significa menos dinero para facturas, comida, transporte y otros gastos, lo que aumenta la probabilidad de gastar con tarjetas de crédito. Estas tarjetas de crédito se convierten en otro gasto mensual, contribuyendo al ciclo de la deuda y evitando que el joven planifique el futuro invirtiendo o ahorrando dinero.

El pago de la deuda y el mantenimiento de una buena relación deuda-ingresos contribuyen al puntaje crediticio de una persona joven. Una persona joven puede usar una buena calificación crediticia para obtener mejores tasas hipotecarias, opciones de financiamiento más atractivas para automóviles y otros beneficios financieros importantes, según U.S. News & World Report.

Los estudiantes que aprenden a navegar por el mundo de la deuda y el crédito tenderán a tener más dinero para ahorrar, lo que puede ayudar a pagar grandes gastos sin depender del crédito, y pueden apartar dinero para cuentas de jubilación. Para jubilarse, uno debe poder reservar suficiente dinero para cubrir los gastos anuales sin ingresos, una cifra que fácilmente puede superar el millón de dólares, según Forbes. Una persona joven que lucha con la deuda de la tarjeta de crédito tendrá dificultades para acumular esa cantidad de dinero para su jubilación.

“En esta investigación, documentamos mejoras notables en los resultados crediticios para los adultos jóvenes que toman cursos de finanzas personales en la escuela secundaria”, dice el estudio FINRA de 2015 en su conclusión. El estudio cita un aumento estadísticamente significativo (hasta 5.2 por ciento) en los puntajes de crédito de los estudiantes solo dos años después de que la educación financiera fuera ordenada en el estado, y una disminución estadísticamente significativa (hasta 8.4 por ciento) en el número de estudiantes que fueron 90 o más días de mora en pagos con tarjeta de crédito después de solo un año.

Si enseñar a los niños la educación financiera en la escuela secundaria puede tener este tipo de efecto después de un período corto de tiempo, imagine el efecto que una educación financiera completa y de emprendimiento en todo el país podría tener en las generaciones futuras.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.