Cómo fomentar una mentalidad de crecimiento en tus hijos

¿Por qué fomentar una mentalidad de crecimiento en tus hijos? Como adultos, sabemos lo importante que es la mentalidad  tanto en la vida diaria como en los negocios, especialmente cuando se trata de superar los momentos difíciles. Sin embargo, es difícil cambiar tu forma de pensar cuando has pensado de cierta manera durante muchos años, es difícil cambiar el hábito.

Es por eso que debemos enseñarles a nuestros hijos acerca de la mentalidad de crecimiento desde una edad temprana, para que podamos ayudarlos a convertirse en personas más fuertes en el futuro. Veremos por qué es tan esencial y cómo puedes fomentar una mentalidad positiva en sus hijos.

Mentalidad fija y mentalidad de crecimiento

Hay dos tipos de mentalidades: la mentalidad fija ( fixedmindset) y la mentalidad de crecimiento (growthmindset).

Aprendemos una u otra cuando somos jóvenes y desarrollamos estos pensamientos hasta que se convierten en creencias y hábitos cuando somos mayores.

Las personas que poseen una mentalidad de crecimiento son personas que perseveran en la búsqueda de sus objetivos y que al final los consiguen obteniendo el éxito en aquello que se proponen.

Entendamos qué es la mentalidad de crecimiento para ver cómo podemos fomentarla: la habilidad para aprender NO es fija sino que cambia según nuestro esfuerzo (neuroplasticidad cerebral), por tanto el fracaso NO es una condición permanente sino una condición temporal.

Las personas con Mentalidad de Crecimiento entienden que:

  • Los retos pueden conseguirse siempre que nos esforcemos lo suficiente.
  • Los obstáculos son oportunidades de aprendizaje para alcanzar nuestros objetivos.
  • El esfuerzo es la base para alcanzar los objetivos
  • Las críticas son oportunidades de mejora y de aprendizaje.
  • El éxito de los demás es inspirador (porque si otros lo consiguen yo también puedo).

¿Qué mentalidad te gustaría que tuvieran tus hijos?

Cómo fomentar una mentalidad de crecimiento en tus hijos ¿Eres un ser independiente en un mundo tecnológico complejo? ¿Quieres éxito y una vida independiente para ti y tus seres queridos?

1. Mentalidad fija

Las personas creen que sus habilidades no cambian y están predeterminadas. Esto significa que o creen que nacen inteligentes o con talento o no lo son. Cuando surgen desafíos o las cosas no salen como quieren (por ejemplo, no consiguen el trabajo que quieren), creen que es porque no son lo suficientemente buenos y eso, por sí solo, es motivo suficiente para darse por vencido. Creen que no importa cuánto trabajen, no tendrán éxito porque no forma parte de su ADN y esta forma de pensar es muy limitante para su desarrollo como persona, su felicidad y su éxito.

2. Mentalidad de crecimiento

La gente cree que todo el mundo tiene la capacidad de ser quien quiera y lo que quiera ser. Tener una mentalidad de crecimiento significa que incluso si alguien no tiene un talento natural o una genética que lo haga inteligente, con trabajo duro y dedicación, sabe que puede aprender lo suficiente para estar al mismo nivel o incluso mejor que las personas que lo están. naturalmente bueno en algo. Creen que pueden aprender y lograr cualquier cosa siempre y cuando se lo propongan y esta perspectiva positiva alimenta su determinación y perseverancia con algo, incluso si es difícil o pueden fallar.

Esta forma de pensar significa que es más probable que sigan intentándolo cuando las cosas se ponen difíciles en lugar de darse por vencidos.

9 formas de fomentar una mentalidad de crecimiento en sus hijos

Hemos establecido la importancia de tener una mentalidad de crecimiento, así que aquí le mostramos cómo puede asegurarse de que sus hijos desarrollen una desde una edad temprana:

  1. Modela una mentalidad de crecimiento: los niños te imitan, así que intenta activamente tener una mentalidad de crecimiento. Esto significa que no hay charlas contraproducentes, solo autodeclaraciones y afirmaciones positivas.
  2. Fijen metas juntos: muestra a tus hijos cómo tener este tipo de mentalidad estableciendo metas juntos y haciendo un seguimiento de su progreso. Puede ser algo tan simple como querer leer todos los días. Cuelga un calendario y todos los que completaron su objetivo diario recibirán una estrella o un regalo el fin de semana.
  3. No le digas a tus hijos que son “inteligentes”, “superdotados” o “talentosos”; esto puede parecer una locura, pero hacer esto fomenta una mentalidad fija (que los niños nacen de esta manera) y los desalienta de hacer un esfuerzo adicional para ser mejores.
  4. Elogia la mentalidad de crecimiento: si tu hijo ha demostrado una mentalidad de crecimiento al no darse por vencido en aprender a hacer algo o hacer algo nuevo, elógialo por ello. Pronto aprenderán que el esfuerzo y el compromiso es algo positivo.
  5. Elogia el trabajo duro (no los resultados): si bien las calificaciones son importantes y ganar una competencia o un evento deportivo hubiera sido el mejor resultado, ayuda a tu hijo a celebrar cualquier resultado porque hizo lo mejor que pudo. Enséñale que solo debería decepcionarse si no hizo lo mejor que pudo porque eso es todo lo que puede hacer. Además, puedes usar esto como una oportunidad de aprendizaje para pensar en formas en que pueden mejorar la próxima vez.
  6. Fomenta y apoya las pasiones: aunque es posible que el arte o la danza no sean la carrera profesional que desea que tome tu hijo, es muy importante que le dés la oportunidad de explorar sus pasiones y brindarle el apoyo que necesita. Sentirse apasionado por algo le da a tu hijo el potencial para ser grandioso, así que anímalo a ser curioso y seguir sus instintos.
  7. Resiste la tentación de prevenir los fracasos, anímalos a perseverar: es muy tentador ayudar a tus hijos a no cometer errores, pero cometer errores y fracasar es la forma en que aprenden a ser mejores. Resiste este impulso de solucionar su problema y dales espacio para trabajar en el proceso. Al hacer esto, aprenden que trabajar duro es la forma en que solucionan los problemas sin recurrir a ti en busca de ayuda.
  8. Dale responsabilidades a tus hijos: a los niños les encanta realizar tareas por sí mismos, se sienten orgullosos y esto aumenta su confianza. Ayuda a tus hijos a sentirse capaces dándoles tareas en las que puedan ayudarte. Esto los anima a abrazar su curiosidad a medida que envejecen y les da la confianza para explorar nuevos desafíos.
  9. Usa un lenguaje positivo: anima a tu hijo a no darse por vencido, dile que confíe en sí mismo, fomenta los desafíos y siempre dile que haga lo mejor que pueda. Realmente hay poder en la positividad y crecerán con estas frases como un mantra por el que viven.

Fomentar una mentalidad de crecimiento en tus hijos es esencial para su felicidad a medida que crecen, ya que su mentalidad puede marcar la diferencia entre tener la confianza suficiente para perseguir lo que les apasiona y seguir intentándolo incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

Es tan esencial que nuestros hijos crean en sí mismos y en sus habilidades, así que aplica estas normas en su vida diaria y pronto se sentirá capaz, curioso y seguro en todo lo que hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *